Desde el sábado 11 de enero la escultura «La Alfarera», del artista local Rafael Álvarez, luce radiante en la Plaza de Peñaflor.

Se trata de una iniciativa de la gestión del alcalde Nibaldo Meza, mediante su  Departamento de Cultura, que permitió poner en valor una obra creada en 1990, bajo la administración del alcalde Francisco Kellendonk, pero que por 30 años permaneció en la Piscina Villa Rialto, donde no todos los peñaflorinos y peñaflorinas podían apreciarla.

Se trata de una escultura que representa la alegoría del Cantarito de Greda , verdadero himno popular creado por Nicanor Molinare y que, para esta ocasión fue restaurada por el escultor Luis Humberto Videla.

Rafael Álvarez Corrales, nació el 8 de junio de 1963 en el Hospital de Peñaflor y su arte lo fue perfeccionando como autodidacta. Hace 3 meses sufrió un accidente que lo mantiene sin posibilidad de desplazarse, por ello su esposa, Liliana Álvarez, lo representó en la ceremonia, recibiendo de manos del alcalde Nibaldo Meza un reconocimiento por el valioso trabajo y legado que dejó su marido a la comunidad de Peñaflor.

Peñaflor tiene una nueva postal. Los invitamos a visitarla y cuidarla.